SÍNTESIS DE PRENSA

El "teatro internacionalista" probablemente sea un género de montaje que no existe más que en la invención de una moda artística, pero que ¿Dónde estaré esta noche?, de Claudio Valdés Kuri y Maricarmen Gutiérrez, es una obra cuya factura se apoya en una filosofía multicultural, es totalmente cierto. Luego de poner en escena tres obras exitosas y reconocidas en México y el extranjero (Becket o el honor de Dios, De monstruos y prodigios y La banda del automóvil gris),¿Dónde estaré esta noche? consolidad una vez más el trabajo profesional de Valdés Kuri.

Vera Milarka
Reforma, Ciudad de México, 30 / mar / 05

Esto es arte, señores! Claudio Valdés Kuri retuerce de envidia al gremio teatral mexicano. Es un director que junto a su compañía, Teatro de Ciertos Habitantes, se ha hecho de prestigio internacional en un contexto artístico de lo más exigente. Sus proyectos no sólo se notan impecables en propuesta y producción, sino que encuentran la manera de participar en los mejores festivales internacionales y mantener exitosas temporadas en México y el extranjero. En los trabajos que le he visto, no recuerdo una función en la que los espectadores no se hayan levantado para aplaudir. En éste, su nuevo montaje, un hombre que nada tenía que ver con el gremio se levantó y gritó conmovido ¿¡esto es arte, señores!¿. Lo que hace su trabajo tan trascendente es una filosofía del quehacer teatral. Claudio gusta de experimentar y se intuye en él la necesidad constante de encontrar formas que establezcan un vínculo íntimo y legítimo entre los espectadores, el actor y la belleza de un discurso escénico. El montaje es resultado de una exploración de varios meses de trabajo y cuestionamientos. Muestra de ello es ¿Dónde estaré esta noche?, basada en la trayectoria trágica de Juana de Arco, uno de los personajes consentidos de la literatura. Sin posturas políticas o moralistas, Valdés Kuri se centra en el personaje y su fe, capaz de mover el espíritu de cualquiera, inclusive del espectador, quien de pronto se sorprende en escena formando parte de una guerra. Y es que Kuri logra envolvernos en un universo lúdico que compromete nuestra imaginación. Valdés juega con los lineamientos del teatro didáctico propuesto por Brecht, donde el artificio teatral es exhibido abiertamente y los actores constantemente entran y salen de la ficción. La concepción de Claudio Valdés Kuri es brillante, así como la estructura del espectáculo. La entrega, sensible y pasional de los actores se siente llena de rigor y libertad imaginativa. La música, elemento que no podía faltar en un montaje de Kuri, es un eje narrativo tan luminosamente tramado en el discurso escénico que exalta la emoción del espectador. A mi parecer, su mejor trabajo y de lo mejor que he visto en cartelera.

Silvia Ortega
Chilango / Time Out, Ciudad de México, mar / 05


¿Se puede decir a estas alturas algo que no haya sido dicho ya sobre Juana de Arco?. Seguramente la respuesta a esta interrogante es un contundente NO: sin embargo, luego de ver ¿Dónde estaré esta noche? no queda más que reconocer que ¡SÍ, sí se puede y de qué manera!. Y ese es el mérito, el gran mérito de esta obra: la manera, la forma, lo que en teatro se llama montaje o puesta en escena. De hecho, el prestigio de la compañía Teatro de Ciertos Habitantes tiene mucho que ver con la singular, innovadora, impactante forma de presentar las historias que aborda. Hoy, con ¿Dónde estaré esta noche?, Teatro de Ciertos Habitantes demuestra que su búsqueda de nuevas formas de presentar el hecho escénico es constante. Escrito por Maricarmen Gutiérrez y Claudio Valdés Kuri, con dirección de éste último, este montaje es una muestra contundente de lo que es una excelente revisión y actualización de una historia archiconocida como la de Juana de Arco. Aquí también están las alucinaciones del personaje, las voces que escucha, su lucha por la liberta de Francia, su juicio y posterior condena, pero todo está presentado de una manera tan singular que el espectador tiene la sensación de estar viendo todo por primera vez. Valdés Kuri vuelve a sorprender con su capacidad de crear hermosas imágenes, pero especialmente con su talento para involucrar al público en el espectáculo. Se explica en el programa de mano que en Teatro de Ciertos Habitantes ¿nos avocamos a que el trabajo escénico recaiga absolutamente en un artista multidisciplinario, actor-músico-bailarín, utilizando sus facultades a toda su capacidad¿, y vaya que lo logran, el trabajo de cada uno de los nueve intérpretes es inmejorable. ¿Dónde estaré esta noche? es una muestra del más alto nivel de teatro mexicano.

Hugo Hernández
El Universal, Ciudad de México, 25 / feb / 05


La escenificación es deslumbrante. Como en todos los montajes de este director, con formación musical, los actores son también un poco músicos y cantantes, amén de tener una excelente expresión corporal casi de bailarines. Lo mismo tocan los largos cornos que la gaita en el preámbulo de la formidable escena del sitio de Orleáns en que hacen gala de sus dotes casi atléticas. Es verdad que Claudio Valdés Kuri, al frente de su grupo Teatro de Ciertos Habitantes, corre constantes riesgos en apuestas muy diferentes entre sí, que no repite aciertos ya obtenidos, lo que lo hace un verdadero creador escénico que sorprende con cada montaje y que lo ha llevado en unos cuantos años y con sus anteriores tres escenificaciones a ser reconocido en nuestro país y en el extranjero.¿Dónde estaré esta noche? refrenda su incuestionable talento.

Olga Harmony
La Jornada, Ciudad de México, 25 / nov / 04


La dirección de Claudio Valdés Kuri ha sido planteada con trazos de innovación y aciertos de estilo provenientes de distintas épocas, que al reunirlos han producido un espectáculo denso, conciso y valioso. No son sólo los hallazgos de diseño escénico, también la estética orgánica de la obra en sí, desde el principio al final, nada que ver con otras puestas en escena sobre el mismo tema.

Reyna Barrera
Unomásuno, Ciudad de México, 20 / nov / 2004


Teatro de Ciertos Habitantes con su obra ¿Dónde estaré esta noche?, que se presentó con un rotundo éxito en el Teatro Principal de esta ciudad de Guanajuato, nos narra, muy a su estilo, la historia de la mártir francesa quien levantó el sitio de Orleáns y murió quemada en la hoguera por herejía. María Teresa Dal Pero, Gibrán Galaviz, Carlos López, Miguel Ángel López, Fermín Martínez, Cristian Mercado, Ruy Olivares, Kaveh Parmas y Gastón Yanes dan muestra de sus aptitudes escénicas en un montaje original, que sorprende al espectador-actor durante más de dos horas. Coreografía, juegos escénicos, divertimentos circenses; todo un sueño en el cual el espectador-actor comienza a internarse, por medio de un texto que lo envuelve hasta convertirlo en jurado, cortesano y soldado. Un soldado frente al río rezando, poetizando con gracia en espera del milagro... un martín pescador, torres, cañones y fortalezas que sólo se recrean en cada uno de los asistentes; el ungimiento de un rey parapléjico y la ascensión al cielo de una mujer que supo hacer lo que escuchó de sus voces, sus guías, quienes la abandonan con su abjuración... el arrepentimiento siempre nos gana el cielo.

Mauricio Ruiz Salcines
Excelsior, Ciudad de México, 10 / oct / 04


El lenguaje teatral del director mexicano Claudio Valdés Kuri privilegia la presencia del actor como eje de sus propuestas, con un sentido poético de lo escénico donde la música o, mejor dicho, la musicalidad, juega un papel central como instancia vertebradora de la estructura dramática.

Javier Barreiro Cavestany
El Universal, Ciudad de México, 10 / oct / 04


Intimista y reveladora al mismo tiempo que universal e inquietante, la puesta en escena ¿Dónde estaré esta noche?, montada por la compañía Teatro de Ciertos Habitantes, puso de pie y recibió una larga ovación de los espectadores que fueron testigos del estreno mundial de esta visión contemporánea de la vida de Juana de Arco, la llamada Doncella de Orleáns. La trama de gran solidez dramática y una calidad actoral que conjuga la calidad histriónica, vocal y hasta aeróbica de 10 actores de diversas nacionalidades, realizó su presentación en el Teatro Principal, siendo una de las obras más esperadas del XXXII Festival Internacional Cervantino. Nunca se sabe qué esperar de la pieza, su ritmo es constante, avasallador y trepidante, lo mismo se apagan las luces durante más de tres minutos y la oscuridad es un factor más, que se encienden las luces y todo parece quemarse porque el humo invade el lugar. ¿Dónde estaré esta noche? es una obra arriesgada porque sobre las escaleras libran batallas, trepan hasta el punto más alto para dejarse ir en caída casi libre, sólo sostenidos por una cuerda de seguridad; además es incitadora pues hace de los espectadores también actores y partícipes. Es la mirada sobre la vida de Juana de Arco, pero no la tradicional y cronológica sino la que arranca del ser mismo, de la conciencia, del corazón, de la necesidad por lograr un mundo más igualitario y justo, y ahí, han dicho, está su actualidad y vigencia. La pieza teatral alude a los sentimientos más humanos de tolerancia, confianza, libertad y sobre todo al diálogo interno con un ser supremo.

Yante Aguilar Sosa
AM, Guanajuato, 10 /oct / 04


Ayer me hablaste. Claro y Directo. No eran voces como las que te visitaban en Domrémy cuando eras pequeña, las de San Miguel, Santa Catalina y Santa Margarita, que a los 13 años te pidieron llevar una vida piadosa. Tampoco era la de un espíritu porque tenía un cuerpo, contenido en una actriz menuda como tú, María Teresa Dal Pero. El escenario: el Teatro Principal de Guanajuato. La compañía: Teatro de Ciertos Habitantes. El director: Claudio Valdés Kuri. La obra: ¿Dónde estaré esta noche? A la entrada nos habían pedido, una y otra vez, no abandonar el teatro en ningún momento, que una acción de esa naturaleza sería impensable. ¿Pero quién querría abandonarlo después de ser avasallado por lo que ahí habría de ocurrir y que no podría describirse con fidelidad?. Desde el principio una frase dicha en el escenario lo advertía: ¿tengo la intuición de que pueden descubrir algo de sí mismos¿. La vida está ahí, entre los actores, pero también entre un público que se va involucrando en la trama, en la pretensión de contar tu vida, tus visiones. Puedes estar tranquila, Juana; Valdés Kuri y Maricarmen Gutiérrez, autores de un texto que los actores han dado vidas múltiples, también tienen sus visiones. María Teresa Dal Pero crece ante los ojos y los otros sentidos de los espectadores: de la chiquilla que inicia su cruzada a la sana crucificada por inquisidores que pueden tener muchos nombres y muchas épocas. Gibrán Galaviz, Carlos López, Miguel Ángel López, Fermín Martínez, Cristian Mercado, Ruy Olivares, Kaveh Parmas y Gastón Yanes se multiplican y arman un ejército, establecen un tribunal, arman las visiones. ¿Dónde estaré esta noche? habla con muchas voces y algunas ni siquiera son producidas por boca alguna, parecen surgir de la nada. Algunos le llaman conciencia, otros prefieren ignorar que algo ronda en sus cabezas. Inquebrantable, fiel a tus voces, firme en tus principios, Juana de Arco, nos visitas a través de la obra y nos pones en entredicho. Nos invitas a escuchar, pero también a hablar y no callar. ¿Dónde estaremos esta noche? ¿Y mañana? Veo a una mujer del público, que ha sido invitada junto con otras personas a participar en la obra y ha tenido que dejar su lugar para colocarse del lado contrario. Al terminar la obra regresa y su expresión se ha transformado. Recoge sus cosas y con una voz que emana calor, declara a nadie en especial: ¿Me cambiaron por dentro y por fuera.

Xavier Quirarte
 Milenio Diario, Ciudad de México, 9 / oct / 04


Propone montaje una respuesta al sentido de la existencia humana. Un elenco a plenitud mostró el esfuerzo, la tenacidad y el talento artístico. Con el estreno mundial del montaje escénico titulado¿Dónde estaré esta noche?, la tarde del jueves el Festival Internacional Cervantino alcanzó un logro histórico: inscribir el arte del teatro en México en el concierto planetario de la creación humana con un trabajo artístico de real y magnificente dimensión internacional. El nuevo montaje escénico del joven maestro Claudio Valdés Kuri al frente de un colectivo teatral formidable, que responde al nombre de Teatro de Ciertos Habitantes, no sólo refrenda la legitimidad del éxito de sus trabajos anteriores, también consolida una labor de crecimiento artístico y los posiciona a todos ellos como relevantes aportadores de grandeza creativa. Hace ocho años estos teatristas sorprendieron al mundo con una propuesta destellante: Becket o el honor de Dios. Desde entonces han mantenido ese alto nivel con trabajos subsecuentes: De monstruos y prodigios, esa disertación magistral a partir de la historia de los castrati, que en realidad fue un motivo de reflexión profunda y contundente. Y más recientemente El automóvil gris. Es de completa coherencia esperar ahora los lauros, los premios, el reconocimiento internacional de este nuevo espectáculo escénico ¿Dónde estaré esta noche?, que aglutina los esfuerzos del colectivo Teatro de Ciertos Habitantes con el apoyo del FIC, INBA, UNAM y muchas otras instituciones de México, Bélgica, Alemania y Austria a partir del esfuerzo, la tenacidad y sobre todo el talento de estos artistas en plenitud. En escena, la noche del jueves, se desplegó un prodigio de arte teatral, redondo en contenido y continente, esférico en su concepción y en su ejecución. A partir de la materia prima trascendente del trabajo de los actores, Claudio Valdés Kuri y Maricarmen Gutiérrez, coautores del texto, el planteamiento desemboca en una reflexión contundente por sencilla y verdadera: que el espectador busque y encuentre su verdadero y único enemigo en este tránsito que significa la vida en esta tierra nuestra: el único enemigo de una persona es esa misma persona. Utilizan para ello la historia conocida de Juana de Arco, icono de la lucha social y humana que mayores logros ha tenido en la Historia. La historia de Juana de Arco deviene en ¿Dónde estaré esta noche? entonces en un mero pretexto, en una manera de hacerse de una estructura narrativa para decir lo que verdaderamente vale la pena y que equivale a poner en marcha el motor que mueve al mundo: formular las preguntas esenciales (¿quién soy?, ¿a qué vine a mundo?, ¿hacia dónde voy?), cuestionar, estructurar un pensamiento crítico, apelar a lo que nos hace humanos, personas. En escena Juana es un ángel disfrazado de guerrero. Es una guerrera victoriosa que resuelve la contradicción que pocos entienden: ¿cómo puede significar una victoria la muerte? Como en las sociedades occidentales no existe la preparación espiritual, pues todo quieren reducirlo al dinero y lo trivial, el mensaje sencillo y contundente de ¿Dónde estaré esta noche? es una respuesta al sentido de la existencia, puesta en carne y sangre con talento, pasión, entrega, honestidad. Con frutos verdaderos. Intensa magia teatral. Y el espectador que ha recibido un impacto tan brutal como lo es recibir en la frente el beso de un ángel disfrazado de guerrero, se formula una pregunta simple y llana, simple y plena, simple y contundente: ¿Dónde estaré esta noche?. Cuando usted, lector, tenga el privilegio de presenciar esta estremecedora y magistral puesta en escena, podrá formularse esa pregunta. Podrá tener acceso a la oportunidad de hallar respuesta. Gloria in excelsis.

Pablo Espinosa
La Jornada, Ciudad de México, 9 / oct / 04


Observador y observado empiezan un juego de desdibujamiento de funciones. El auditorio en dos partes confrontadas, encaradas -¿enmascaradas?. Y al centro tímidamente podríamos afirmar que se desarrolla la escena, aunque no sea así. Nosotros, los que íbamos a ver, somos parte de la función, de una gran función que rebasa el momento. Teatro de Ciertos Habitantes presenta en esta XXXII edición del FIC un montaje extremadamente dinámico, sorpresivo, interpelador, tomando como pretexto la historia de Juana de Arco donde aparentemente la querella se sitúa entre Francia e Inglaterra, pero con un yucateco al mando de una de las tropas, con un soldado indígena que explica a su superior en su español trozado las peculiaridades de la ¿loca mujer¿ y donde toda la cohorte real deviene en un absoluto extrañamiento de nacionalidad y épocas, el pasado y la contemporaneidad andan de la mano en franco dialogo. El rey de Francia es literalmente un minusválido que tiene como trono una silla de ruedas, y que con tremenda dificultad articula las palabras. En ese momento no sé si es un actor con capacidades diferentes o si está interpretando a un personaje así pensado, un actor actuando. Sólo al final de la obra me doy cuenta que es lo primero, pero también lo segundo. El resultado es el reforzamiento de la desmarcación de fronteras, de bordes limítrofes; las lenguas se entremezclan, la música también, los movimientos de danza Butoh con los de pleitos callejeros; los recursos fílmicos como la cámara lenta con los escénicos; el drama con la farsa; lo serio con lo carnavalesco. Y metidos entre todo esto nosotros, los que siempre esperamos, los expectantes espectadores, quedamos entre confundidos y ciertos.

Lilia Solórzano
Expresso, Guanajuato, 9 / oct / 04