SÍNTESIS DE PRENSA

Insolencia artística. Cada obra Teatro de Ciertos Habitantes, supone una experimentación en el más amplio sentido de la palabra. Ningún montaje es igual al anterior en su abordaje y con “El Gallo”, la compañía se adentra al terreno de la insolencia en el arte. Esta obra supone un complejo mosaico de lo que puede considerarse una de las formas de la vanguardia en el teatro donde se reelabora el sentido de la dramaturgia, del espacio, de la historia y más bien, se apuesta a lo múltiple, a lo expandido, a la reformulación escénica.

Manolo García
Revista 012, León, Guanajuato. 11 / jun / 12

 


Se rinden leoneses a ‘El Gallo’. El auditorio leonés le entregó a ‘El Gallo’ varios minutos de aplausos y ovaciones.

Vania Jaramillo
Diario A.M., León, Guanajuato. 11 / jun / 12

 


Emocionan tras bambalinas. Impacta obra ‘El Gallo’ al público de fiesta cultural. Éxito en el escenario.

Manolo García
Elena Castillo, El Mañana, 3 / oct / 11


Las expectativas son muy importantes. Asistí a la presentación de El Gallo en el MCA con la noción de que podría ver algo experimental, distinto y abstracto.Posiblemente genial. Fue todas estas cosas pero con un visceral sentido de urgencia que me remitió a cualidades humanas específicas e inefables. Fue algo que nunca antes había visto, inimaginable, y tuvo que plasmar sus propias expectativas antes de sobrepasarlas.La premisa fue más una situación que una trama, de modo que el éxito del show yace enteramente en cómo es que los personajes actúan y reaccionan ante esta situación -la cual los miembros de la audiencia nunca pueden presenciar.De hecho, la audición y el proceso de ensayos es probablemente la parte más intensa de una producción teatral, y sin embargo, la audiencia solamente ve el producto terminado, con todas las arrugas planchadas, las inseguridades e inhibiciones encerradas bajo una capa de sinceridad forzada.El Gallo no esconde nada, y la audiencia puede ver algo mucho más real,  expuesto, con todas lasposes y posturas previamente practicadas hechas a un lado.El Gallo requiere una especie de actor completamente diferente, uno con un sentido más profundo de lo que significa el compromiso, uno que esté cómodo con explorar y exponer sus asuntos personales. Fue una función intensa, con un increíble nivel de compromiso.Acompañándolos estaba un doble cuarteto de cuerdas, dirigido por W. J. Raynovich, director artístico de MAVerick Ensemble, el cual tocó la partitura contemporánea-no-modernista de Paul Barker con el mismo nivel de compromiso que los Habitantes -aunque no de dos años- y con una entonación intuitiva.
Muy recomendable.

Evan K
Chicago Now, 28 / abr / 11


Probablemente muchos de los que asistieron a la función de El Gallo, de la afamada compañía Teatro de Ciertos Habitantes, sintieron un pequeño escalofrío al encontrarse con una primera escena que refleja un ritual iniciático que más de una vez debieron atravesar: las audiciones.Un escenario que no nos regala referencia alguna más que la de una sala de ensayos musicales, que luego se trasformará en cuadrilátero; zona de exorcismos y tierra de nadie.Imagino a El Gallo como ese concentrado rápido, pero no por eso menos sabio y sustancioso, del verdadero proceso que el elencon debió atravesar para levantar la obra: encontrar desde sí mismo una forma de su propia voz (la que emiten sus cuerdas vocales y la que los distingue como artistas escénicos), brillar sobre las tablas a coro y en solitario; hurgar dentro para extirpar y exponer sus propias debilidades y finalmente deshecharlas en un acto de purificación y conciliación.Algunos cuadros escénicos, breves e íntimos, rompen el trazo cotidiano y añaden la sensación de que los días trascurren y que muestran a los personajes refugiados en sí mismos, y un histrionismo que va de los devaneos operísticos a la intimidad de la mirada directa, de intricadas coreografías corporales a sutiles acomodos colectivos.Así, en un proceso que avanza directamente a la catarsis y el exorcismo, nos volvemos uno con esa lucha; cuyos resultados se ven reflejados en un hermoso cuadro que cierra la primera escena.Aquí, no puedo desprenderme de mi melómana interior, pero creo que siguió el momento musical más hermoso de la obra entera: una intricada armonía de voces en la que todas eran una y cada una se distinguía también por sí misma.Luego de aplausos y vitoreos, el contagio fue inevitable. ¿usted no salió cantando?

Claudia Solano
Muestra Nacional de Teatro, Guadalajara, nov / 10

EL MITIN ha elegido un peso pesado para inaugurar la edición de este año. Teatro de Ciertos Habitantes es uno de los grupos mexicanos con mayor proyección internacional y sus obras son reconocidas por crítica y público. Por primera vez en Sevilla, hemos podido entender la fama que le precede. El Gallo es una apuesta por la fusión entre el teatro, la danza y la música que nos descubre un trabajo ímprobo que cautivó a los espectadores desde la primera escena.Claudio Valdés, el director, y el británico Paúl Barker, compositor, consiguen subyugarnos con una historia que cuenta los entresijos de los ensayos de una ópera y su posterior estreno. Con un diálogo ininteligible pero perfectamente comprensible por los sentidos; asistimos a los miedos, desesperaciones y éxitos de un grupo de actores/cantantes que se esfuerzan por complacer a un director que los somete a multitud de pruebas, provocando en ellos desasosiego y rencillas que acabarán a lo largo de los primeros ensayos.Los actores, todos maestros, ofrecen una exhibición de cualidades escénicas en las que priman el canto, la interpretación y la danza en una especie de configuración del intérprete completo.Se disfruta desde el principio y uno asiste sorpendido a la excelencia de estos intérpretes que se entregan en cuerpo y alma a la dramaturgia. Un espectáculo original, lleno de matices y que provoca una comunión instantánea con lo que se produce en escena. La grandeza de El Galloradica en su visión de arte escénico total, logrando la sensación de estar recibiendo un espectáculo escrito, diseñado e interpretado con letras mayúsculas.

Javier Paisano
Diario de Sevilla, oct / 10

 

La afinación de la afinidad.
Una ópera de actores bajo la creativa e innovadora mano del director Claudio Valdés Kuri.¡Ahhh! ¿Deberíamos pedir encore? ¿De verdad ya se acabó? De lo bueno uno siempre quiere más\\\". Eso fue lo que me contestó un señor que también se disponía a salir de la sala del Experimental.Aun tras conocer los datos sobre El Gallo, el magneto que nos atrajo al teatro Experimental el sábado por la noche, muchos no imaginábamos qué clase de experiencia resultaría de esta ópera para actores.
-La música es un deleite. Arropa por completo a todos los artistas en escena, acaricia al oído y fue, para mí, la gran protagonista, por las composiciones de Paul Barker y por, tal cual, su papel en la historia; lo que provoca en conjunto y a cada uno de los personajes.
-Los actores: emoción, definición, técnica en cada personaje. Nos hicieron reír hasta lagrimear (y en más de una ocasión, poner a un par de asistentes al borde del ataque de risa), y luego nos removieron la empatía y nos confrontaron. Y además, cantaron con corazón y honestidad.
-La historia. Más allá de la anécdota de crear un ensamble musical y los vericuetos de lograr un buen producto para presentar en vivo, la trama me sonó a un proceso que todos necesitamos pasar: conocer, confrontar y vencer aquello que nos impide lograr esa armonía, expresarnos con el menor daño que puedan causarnos nuestras fobias personales. Y también cómo, personas tan distintas podemos, además de llevar la fiesta en paz, generar algo agradable juntos si superamos ciertas diferencias.
-Los ¿diálogos? Leer el programa de mano confunde y genera expectativas. La cosa está en que a la salida, si lo relee, lo entenderá por completo...
-Y por último, regresando a lo bonita que es en cuestión musical, me hizo pensar en la música y su calificativo de \\\"idioma universal\\\": hay muchas probabilidades.

Claudia Solano
El Telón, Guadalajara, 7 / mar / 10

Lo mejor del 2009.
Por la amplitud y relevancia de trabajos realizados durante 2009 en el ámbito teatral en México, son diversos los creadores escénicos que de manera individual podrían ser mencionados como los más destacados del año; sea como dramaturgo, director, actor o escenógrafo, toda vez que el arte teatral es un trabajo colectivo.A reserva de los juicios y méritos estéticos de otros creadores, valdría destacar a Claudio Valdés Kuri, cuyas propuestas teatrales son actualmente de las más reconocidas a escala nacional e internacional, y quien junto con el compositor británico Paul Baker, estrenó en 2009 El gallo, ópera en la que participó un extraordinario elenco de seis actores-cantantes-bailarines.Aunque en breve temporada, éste fue quizá uno de los montajes de mayor relevancia, por su sensibilidad, inteligencia y humor, en el que se conjugó música, teatro y danza.

Carlos Paul
La Jornada, Ciudad de México, 30 / dic / 09


Personajes perfectamente abordados y estudiados, una dirección escénica extremadamente ágil y directa por parte de Claudio Valdés Kuri, quien ha sido también el dramaturgo.  Itzia Zerón, Irene Akiko Iida Fabrina Melón, Edwin Calderón, Kaveh Parmas y Ernesto Gómez Santana han abordado el reto musical con pericia, logran convencer y atrapar al espectador en ese universo que representa el salón de ensayos y el escenario.

Jorge Barradas
L’Orfeo, ago / 09


Ovacionan el montaje “El Gallo”, en el XI Festival Música y Escena.
El espectáculo presentado en el marco del XI Festival Internacional Música y Escena fue celebrado por el público con aplausos que se prolongaron por varios minutos.El público permaneció cautivo, celebrando a momentos con risas y aplausos la actuación del elenco de la compañía Teatro de Ciertos Habitantes.Mediante letras que a momentos parecían recrear un lenguaje inexistente y que logra comprenderse meditante la gestualidad y expresión corporal de los intérpretes, la ópera para actores mostró un complejo dominio de la escena combinando el trazo narrativo con una gran exactitud en las transiciones musicales.

Conaculta
blog sala de prensa,24 / ago / 09


Es característico de este conjunto la clara originalidad de cada uno de sus productos. Es decir, que su identidad no pasa por una línea de reconocimiento sea estético o temático, sino más bien en plasmar un nuevo horizonte, profundamente trabajado. Cada obra marca tendencias personales y todo un campo de exploración. Cada trabajo es empezar de nuevo sobre una larga experiencia. No es una obra de teatro; tampoco es un ensayo de orquesta y menos una ópera convencional. Es…El Gallo, un producto original.Todos con una fuerte valentía escénica y una voluntad de riesgo, tanto vocal como corporal.  El efecto es contradictorio y es fácilmente reconocible la seriedad profesional habitual al Teatro de Ciertos Habitantes, juntamente con un gran sentido del humor y un desparpajo suficiente como para abrir caminos más libres para el teatro y la música cantada.

Bruno Bert
Tiempo Libre, Ciudad de México, mar / 09


La esperanza y el desasosiego. Espacio para el arte y el humor a cargo de virtuosos. Atletas del escenario. El gallo es en realidad una bella propuesta de la contradicción humana, un reconocimiento artístico a nuestra incapacidad de comunicarnos llevado a cabo mediante la paradoja de una gran interpretación artística que transmite nuestros impedimentos.

Alegría Martínez
Milenio, Ciudad de México, mar / 09


Fascinante montaje acerca del egoísmo, la despersonalización y la mezquindad.
Se trata del nuevo montaje de Teatro de Ciertos Habitantes, convertido en una máquina infalible de hacer buen teatro. El Gallo, ópera con personalidad propia. Dice mucho, alecciona más. Fascina. El equipo que ha escenificado hitos importantes en el teatro contemporáneo repite la hazaña de lograr un hecho artístico hondo y alto.

Pablo Espinosa
La Jornada, Ciudad de México, 17 /mar / 09


La disfruté enormemente. Divertidísima.
Solidez y chispa  teatral en los actores, que son cantantes y bailarines, o viceversa..

Olga Harmony
La Jornada, Ciudad de México, 09/mar / 09


El resultado es my interesante y, por arriba de todo, sublime.
El Gallo, ópera para actores, es eso en sus máximas consecuencias: las armas de los ejecutantes no son otra cosa que eso, sus años y años de perfeccionamiento de técnica vocal y musical logrando un resultado simplemente asombroso. La pulcritud de sus voces mezclado con el movimiento escénico (a cargo del maestro de Butoh Diego Piñón) crean una acción que te mantiene en presente en todo momento.Escena por escena, todo es un deleite técnicamente hablando. La fusión entre el horizonte de la realidad enmarcando al de la ficción crea una de las experiencias mas interesantes de la puesta en escena.Claudio Valdés Kuri ha diseñado de manera magistral un espectáculo en el que conviven armoniosamente la expresión Bajtiniana del cuerpo, los matices delicados de la voz, y sobre todo los medievales dispositivos Rabelescos del humor. La risa como la vía de reflexión más aguda para profundizar en nuestra fragmentada condición humana.

Enrique Marín Blog, mar / 09



Esta peculiar puesta en escena demostró por qué es favorita del público.  Se trata de una propuesta que sale de los esquemas tradicionales del teatro.  Los espectadores que deciden ser parte de esta aventura escénica, deben estar conscientes que no se trata de una ópera solemne donde los intérpretes casi no se mueven.  Por el contrario, en esta obra el movimiento corporal es un elemento fundamental para darle vida a la narrativa, a la historia de estos cantantes que quieren triunfar y sobresalir frente a los demás.  Caracteres muy específicos que son magistralmente interpretados por Irene Akiko Iida (Japón), Kaveh Parmas (Irán, Fabrina Melón (Antillas Francesas), y Ernesto Gómez Santana, Edwin Calderón e Itzia Zerón (México).No existe oportunidad alguna para una posible distracción.  La pieza tiene una continuidad perfecta. Las escenas son de gran simbolismo, lo que permite que el espectador se sumerja en cada una de ellas.  Esto, sumado a la interpretación musical en vivo por parte de estudiantes del Conservatorio Nacional de Música, le inyecta mayor intensidad a la escenificación.

Manuel Zavala y Alonso
Conaculta, blog sala de prensa15 / sep / 09